(Rojas, Argentina, 1911 – Santos Lugares, 2011) Escritor argentino. Sólo tres novelas, espaciadas en el tiempo, componen su producción estrictamente literaria: El túnel (1948), Sobre héroes y tumbas (1961) y Abaddón el exterminador (1974); a pesar de ello, Ernesto Sábato figura entre los más destacados autores del Boom de la literatura hispanoamericana de los años 60.

Nos cuenta Ernesto Sábato:

Puede parecer un acto de horrible esnobismo que tres crisis fundamentales de mi vida se sucedieran en París, pero efectivamente así fue. La primera se produjo en el invierno de 1935, cuando yo era un muchacho de 24 años. Desee 1930 milité en la Juventud Comunista, cuando la dictadura del general Uriburu. Abandoné estudios, familia y mis comodidades burguesas. Viví con nombre supuesto en La Plata, en cuyos suburbios estaban los dos frigoríficos más grandes del país, donde se explotaba despiadadamente a toda clase de inmigrantes, que vivían amontonados en tugurios de zinc, rodeados de pantanos de aguas podridas.

Repartíamos manifiestos, participábamos de la organización de huelgas. Hacia 1933 fue ya secretario de la Juventud Comunista, cuando habían empezado mis dudas sobre el estalinismo, y entonces resolvieron mandarme a las Escuelas Leninistas de Moscú, a purificarme. Si hubiese ido, no habría vuelto jamás vivo.

Tenía que pasar previamente por Bruselas, por un congreso contra el fascismo y allí supe con horrendos detalles de los «procesos» de Moscú. Me escapé a París, viví un invierno muy duro en la piecita de un compañero disidente, mientras el partido me buscaba. Logré volver a la Plata, donde proseguí mi carrera en física-metemática. Cuando terminé mi dieron una bourse para trabajar en el laboratorio Curie, donde trabajé durante casi un año y, allí en París, asistí a la ruptura del átomo de uranio, que se disputaban tres laboratorios: ganó la «carrera» un alemán. Pensé que era el comienzo del Apocalipsis.

Viví en una confusión horrible, mientras escribía mi primera novela y cometí la infamia de dejar que Matilde se volviera a la Argentina con nuestro primer hijo, de pocos meses, mientras yo tenía una amante rusa. La tercera crisis fue consecuencia de todo esto, y de mi vínculo con los surrealistas: Domínguez, Matta, Wifredo Lam y otros. En otro día de invierno fuimos con Domínguez, a la tarde, al Marché aux Puces y volvimos después en el Metro hasta Montparnasse, donde tenía su estudio Domínguez. En la calle, ya era de noche, en un especie de nevisca, Domínguez se detuvo y me dijo:»¿Qué te parece si esta noche nos suicidamos juntos ?» No era una broma, era muy propenso, como lo probó años después. Yo me negué, aunque también me atraía el suicidio: me salvó mi instinto, y aquí estoy, junto a la Matilde de todos los tiempos, una de esas «mujeres fuertes de la Biblia», que está muriendo, en medio del dolor más profundo de mi vida, en el final de una existencia muy compleja.»

(Ernesto Sábato, 24 de enero de 1995)

Fuentes:

https://www.biografiasyvidas.com/biografia/s/sabato.htm
https://www.lainsignia.org/2001/julio/cul_078.htm

32 comentarios
  1. Deborah Dice:

    Yo concuerdo con pablo..uno de los mejores libros que lei..Sabato tiene esa manera unica de escribir que creo yo que nadie podra alcanzar. Maestro

  2. Edilberto Gonzalez Trejos Dice:

    wowww!!! eso sonó bien a lo Byron, Shelley… o bien
    pudo ser Morrissey en
    THERE IS A LIGHT THAT NEVER GOES OUT

  3. Cynthia Castro Chiurliza Dice:

    No sabía uqe eras de Chitré. O sabía? Yo iba mucho, hace un tiempo no voy. Tengo pseudo-familia allá.

    La muerte a mí? No sé dónde quiero que me agarre, no creo que me importe, pero sí me importa con quién.

  4. Mery Rodriguez Mendoza Dice:

    pues que me atrape volando sobre portugal, tendre entonces tanto que contar…

  5. Edilberto Gonzalez Trejos Dice:

    LA MUERTE… ella allí, encarándonos—
    Miedo, muerte… y todos los fantasmas se traducen en las potenciales crisis y te pueden agarrar en Monagrillo, Coclesito, Chepo, New York, Sao Paulo o Sydney—

  6. Helena Himm Dice:

    Yo creo que no he tenido crisis existenciales… Más bien crisis muertereales jajaja =D

    Eso fue lo primero que escribí y la primera vez que lo difruté por más que a nadie más le haya gustado… Muerte.. mi primera poema… (poema debería ser mujer verdad? la poema? La poema que escribí se trata… no? o el poemo? quién inventó semejante artículo para esta palabra?

    Salió en la prensa y compré como 10 periodicos y se los di a mi familia.

    Resultado: Llamaron a mi mamá y le dijeron que debería ir a un psicólogo.

    Realidad: Ese poema fue mi canto al mundo contándoles mi primer miedo que ya sentía había vencido en la vida… «El hecho de que todos vamos a morir.»

    En fin luego la ilustré, por que si hay algo que me gusta igual que escribir es ilustrar, y así me entendió mi primito de 7 años cuando le mostré mi poema y me di cuenta que solo las palabras no transmiten pensamientos =D

    El motivo por el cual soy diseñadora gráfica… viva la comunicación =P

    Zas la nota emocional (diría mi Mafalda)

  7. Jose Luis Dice:

    Chitré es una tierra que inspira a la creación artística y a la paz interior. Su clima agradable. Los cielos azules de esquina a esquina. Su suave geografía. El sabor de la carne seca entomatada o el queso fresco con café en la mañana. Sentarse en un taburete de cuero a ver pasar la gente mientras se gasta la tarde. El trato especial de los que siempre sonrien y cantan cuando hablan. Y en la intimidad de mi pasado: un eclipse total de sol, un agradable rato con amigos en una casa en Cantarana y el beso especial de una chitreana. Te comprendo, Rainier, perfectamente bien.

  8. Edilberto Gonzalez Trejos Dice:

    Helena, que nadie coarte tu libertad.
    Podemos escribir a medida que vivimos, no obstante en PRIMER LUGAR debemos ser honestos con nosotros, fieles a nuestra propia búsqueda y lo más triste es que cuando no sabemos hacia donde vamos, NO HAY BÚSQUEDA.
    La imaginación existe pero también el TRABAJO y escribir es un TRABAJO y un ARTE.
    Eso sí, como en Panamá no se paga bien mucha gente no lo toma – ni se toma en serio –
    ¿Pero te imaginas trabajar en aquello que amas? No veo mejor escenario.
    Sólo ideas sueltas eh…
    Que como dice Rainier me da otra crisis ecistencial y me voy p`al COROTÚ a comer pescao frito – he knows what I mean –

    Un abrazo

  9. Rainier Del Rosario Franco Dice:

    Si comparamos el pensamiento de Sábato con el Roncagliolo, es un ejemplo de lo que planteaba sobre el cambio de generación y su representación en las artes, particularmente en la literatura.

  10. Rainier Del Rosario Franco Dice:

    Yo soy como Sábato, cada vez que tengo una crisis existencial termino en Chitré, que es a América, más o menos lo que París para Europa… ;-)

  11. Jose Luis Dice:

    El escritor debe comprometerse con la vida, con su vida. Los ideales que tenga se reflejarán de una forma u otra en sus escritos. Pero como bien dice Sábato, no podemos valorar la obra literaria, por lo que refleje de ese idealismo o falta de él. (O descartarla, como hacían los «escritores comprometidos» y autollamados «progresistas» de apenas un par de décadas, revolucionarias, atrás.) Kipling lo dijo de una manera sencilla (y Borges le hizo eco): «Al escritor le está dado inventar la fábula pero no la moraleja». Y aun esa fábula debe nacer de una vena subconciente, la que nutre invisible las convicciones del narrador, y no de un proceso moralista o se corre el riesgo de caer en el panfletismo.

  12. Helena Himm Dice:

    Ayer fui a una Librería en donde venden todo de segunda… Interesante ver libros de años impensables y estan en una vitrina diske (solo para compradores serios) jajaaj.

    Solo me compre un libro «Zarathustra’s Sister».

  13. Mery Rodriguez Mendoza Dice:

    esto me ha causado mucha risa, la respuesta de edilberto y luego tu replay, pero y bueno cada quien encontrara la manera de escribir no siempre es la misma, hay quienes no vivieron como edilberto dice pero si escribieron lo que no pudieron vivir, imaginarion y a esas mentes realmente las admiro. cuando hablaba de mis limitaciones no me echaba al abandono, se que me falta mucho por vivir y por leer, por que para escribir tambien se necesita documentarse, pero nada de ello me da miedo, no sere un Sábato, ni un Platon, pero cada quien cuenta con la capacidad de razonar en gran o menor medida. tambien pasa que nos subestimamos sin necesidad, pero en la marcha todo eso desaparece.

  14. Helena Himm Dice:

    Pero entonces dónde queda la ficción?

    Me explico?

    ————

    Yo escribo ficción y siento que luego de los 40 escribiré algún ensayo, pero no sé de repente aveces eso me pasaba en los círculos de escritura en Panamá…

    ————-

    También creo que escribiré filosofía, pero eso está para el futuro, tengo mucho que vivir todavía si no muero antes y por eso es que escribo o por lo menos intento…

    Qué piensas Edilberto?

    Vivir y luego escribir.. o vivir y escribir e ir mejorando cada día que intentas? Sino imagínate que le dirán a un niño de 10 años que quiere empezar una novela?…

    No sé cuál fue el tono de la persona que le contestó a la chica, supongo que fue de buena fe, pero sino entonces sería otro snob de los tanto que conocí en Panamá al momento que uno decía las palabras… «Yo escribo y quisiera…»

    Saludos! =D

  15. Edilberto Gonzalez Trejos Dice:

    En un Café Literario que tuvimos con la gente de la ASOC. DE ESCRITORES, una chica le preguntó a un escritor mayor sobre qué pensaba en que ella escribiese un libro sobre su vida y el escritor mayor le respondió:
    «Te diría que primero vivas»
    Yo agrego, chicas y chicos que si no vivimos, no tendremos mucho de qué escribir o al menos nuestro índice de credibilidad será muy bajo.
    En lo personal, en mis 35 años tengo MUUUUCHOS CUENTOS para echarles, no tantos como el Maestro SÁBATO y estoy seguro que la mayoría de los escritores tienen una experiencia de vida muy rica.
    Ello significa: EN LA BUENA, EN LA MALA Y EN LA FEA… LUZ Y SOMBRA, EL CIELO, EL INFIERNO y todos los ámbitos en el medio.
    Si tienen miedo de abandonar la «seguridad» y el canalón, no se les puede reprochar, pero habrá una «diferencia» simplemente.
    Saludos

  16. Mery Rodriguez Mendoza Dice:

    yeahhh jajaja ok eso fue una cachetada a mi «escritura» entre enormes comillas !

  17. Helena Himm Dice:

    Y no solo eso Mery, me acabo de leer otros fragmento de una entrevista que le hicieron y me da ganas de tirar a la basura todo lo que he escrito y empezar de cero….

    —————-

    5) ¿Debe el escritor comprometerse políticamente? En particular en nuestra América, ¿debe su obra reflejar el drama de nuestros pueblos?

    … Un intelectual lúcido y generoso no puede sino propugnar la liberación y la unificación de América Latina. La justicia social y la elevación de los pueblos miserables constituyen un imperativo que ningún escritor puede soslayar bajo pena de convertirse en un literato apócrifo.

    Pero debemos ponernos ponernos en guardia contra el disparate del «arte social», principio en virtud del cual es más grande escritor Howard Fast que William Faulkner. Una novela se escribe con todo el cuerpo, con la sangre, con la piel, con la cabeza. Con la conciencia, pero también con los dictados de ese universo oscuro que está debajo de los niveles de conciencia. Por eso expresa la realidad total del hombre y su circunstancia: realidad desgarrada y ambigua.

    Y por eso, si es auténtica, constituye el más cabal testimonio de la condición humana. A un novelista, pues, no se le debe solicitar (como tantas veces hacen los beatos del catolicismo y del comunismo) que haga propaganda en favor de la Iglesia o de los Soviets, que demuestre tal o cual tesis, que sirva para edificar el alma o para construir el socialismo. Una genuina novela no sirve para esos menesteres.

    Para eso hay mejores instrumentos: el panfleto, la conferencia de ateneo, el discurso de barricada, el libro de política o sociología, el sermón o el affiche. No la novela. Y aunque esa novela sea áspera y aparentemente negativa es en todo caso el testimonio de su época y sirve para sacudir las conciencias, para despertarlas y enfrentarlas con los grandes dilemas de la condición humana.

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.